Para preparar un buen café no hace falta ser un experto. Solo debemos de tener bien claro, cuales son los conceptos básicos para conseguir un café expreso de buena calidad.

Para prepararlo necesitamos café molido fino, el agua no debe sobrepasar los 90º de temperatura y 9 bares de presión. La cantidad de café que debemos colocar, es de 7 gramos o mejor dicho, la cantidad necesaria es la que esté justo por debajo del nervio del cacillo (filtro).

El sabor de un café expreso depende también del modo de preparación. Si presionamos el café molido sobre el filtro, de modo que quede más compacto, su sabor será mucho más fuerte ya que el agua traspasará más lentamente por el filtro hasta la taza. Si el agua sale demasiado rápido, será porque el café molido está poco compactado y en consecuencia el café será mucho más suave. Puede ocurrir lo contrario: si el agua tarda demasiado en salir es porque lo compactamos mucho pudiendo obtener un café expreso con gusto amargo y poca aroma.

Resultado de imagen de cafe

El molido del café

También en éste punto depende mucho el molido del café, ya que con un molido muy grueso el agua pasara demasiado rápido que con un molido mas fino.
Es muy importante que sea uniforme, para que el agua a presión no encuentre huecos por donde pasar con excesiva facilidad.

Tiempo de preparado

El tiempo ideal que debe llevar preparar un buen café con cuerpo, en su punto exacto y con crema, que será el reflejo de su calidad y perfección, es de 20 a 25 segundos.

Por supuesto, dependiendo del tamaño de la taza y la calidad del café.

Resultado de imagen de cafe

Consejos para café expreso

No olvide utilizar agua bien pura o en su defecto, agua mineral.
Periódicamente se debe limpiar el molino y quitar el marro que se haya podido acumular en la cafetera.
Siempre guarde el café en un recipiente herméticamente cerrado y en un lugar fresco y seco.